Theme Setting

Showcases

Background

This setting is only taking a look when select color and background.
If you want to set showcase color, background and disable Setting Bar, go to Templates Manager > AT-Templates > Global Tab

Ir arriba
  • Desde la formación del feto y pasando por las etapas de lactancia e infancia, hasta la edad adulta, la vitamina D desempeña un papel esencial en funciones endocrinas, paracrinas y autocrinas, y en la regulación de la proliferación celular.

  • La fatiga y el cansancio anormalmente duradero deben hacer sospechar de un posible caso de déficit de vitamina D (25-OH-D).

  • Aunque el déficit de vitamina D se ha asociado en mayor medida a la mujer, una parte importante de la población masculina también está en situación de riesgo.

Madrid, 12 de junio de 2019.- La vitamina D es fundamental en todas las etapas de la vida de hombres y mujeres, puesto que es la responsable de la absorción del calcio a nivel intestinal y este es el ion de la vida”. Así explica el Dr. José Luis Neyro, especialista en Ginecología y Obstetricia, el papel clave que juega esta hormona en el buen funcionamiento del organismo humano. Una buena absorción de calcio, que depende de la vitamina D, “es esencial para la contractilidad muscular y, sin esta, no es posible el movimiento de ningún músculo, ni para el parpadeo, ni para la deglución, ni para caminar ni, incluso, para el corazón”, puntualiza el especialista.

Desde la formación del feto y pasando por las etapas de lactancia e infancia, hasta la edad adulta, la vitamina D desempeña un papel esencial en funciones endocrinas, paracrinas y autocrinas, y en la regulación de la proliferación celular. Durante estos periodos concretos, el control de los niveles de 25-OH-D es particularmente necesario, y “el hecho de ser joven no garantiza al cien por cien que el organismo tenga la cantidad suficiente”, indica el Dr. Neyro.

Existen diferentes situaciones de riesgo, como son los casos diagnosticados de sarcopenia, osteomalacia, diabetes tipo 2, esclerosis múltiple, síndrome metabólico, enfermedades inflamatorias o autoinmunes, tuberculosis o insuficiencia ovárica prematura. Pero a esta lista hay que añadir, además de los pacientes con osteoporosis, los casos de síndromes mal-absortivos (enteritis por radiación, cirugía bariátrica o de la obesidad), fibrosis quística de páncreas, enfermedad celiaca, renal o hepática, las situaciones de consumo crónico de terapia con anticonvulsivantes, corticoides, antiretrovirales, anticoagulantes o antimicóticos e inhibidores de aromatasa, por ejemplo, en muchas pacientes en tratamiento por cáncer de mama. Aunque esta lista continúa aumentando a la luz de las nuevas evidencias científicas que se obtienen de la epidemiología y la investigación clínica.

Históricamente el déficit de vitamina D siempre se ha asociado en mayor medida a la mujer, donde es altamente prevalente tras la menopausia. Sin embargo, “al analizar las situaciones de riesgo actuales, podemos apreciar hasta qué punto una parte de la población masculina necesita un control de sus niveles de vitamina D en muchas más situaciones de las que a priori pensamos; no hay más que buscar entre los varones con problemas de fertilidad”, explica el doctor.

Aunque en muchas ocasiones, incluso en las más severas, el déficit de vitamina D no presenta una sintomatología clara, los especialistas consideran que es preciso sospechar una posible situación de déficit ante cualquier cuadro de fatiga o cansancio anormalmente duradero, especialmente si se extiende durante semanas o meses y no se relaciona con ninguna causa concreta. “Clásicamente se habla de cuadros de debilidad general con apatía, falta de energía, cansancio permanente y fatiga constante. Pero también cuando un paciente presenta debilidad con calambres, temblores y hormigueos periféricos”, detalla el experto.

Tratamientos fáciles de cumplir

En España, la adherencia a los tratamientos de larga duración o para enfermedades crónicas no supera el 60% en el primer año de seguimiento. Y en estos casos, el olvido ejerce una acción determinante en esta estadística. Por eso, es fundamental hacer que los tratamientos y posologías sean amigables y fáciles de cumplir.

Pin It