Theme Setting

Showcases

Background

This setting is only taking a look when select color and background.
If you want to set showcase color, background and disable Setting Bar, go to Templates Manager > AT-Templates > Global Tab

Ir arriba
  • La cirugía percutánea realiza incisiones mínimas en el pie para aplicar correcciones similares a las de la cirugía abierta (convencional)

  • Cuando la molestia no remite con los métodos no quirúrgicos, la cirugía es la única respuesta para acabar con el problema

  • El perfil del afectado: mujer y de 50 a 60 años

  • No todas las personas desarrollan síntomas y, por ello, se desaconseja a los afectados que no sienten dolor que se sometan a cirugía por motivos estéticos

Bilbao, enero 2021. La cirugía percutánea para eliminar los juanetes, deformidad del pie más frecuente, es una técnica mínimamente invasiva que realiza incisiones (heridas) mínimas en el pie del paciente para aplicar correcciones similares a las que se llevan a cabo en la cirugía abierta. Al minimizar los cortes de la intervención mejora el postoperatorio (menores molestias) y se reducen los problemas de cicatrización. Esa ventaja, junto a los avances en las técnicas de anestesia y mejora del tratamiento médico, permite a los pacientes caminar desde el primer día y evitar postoperatorios largos o dolorosos.

Las intervenciones poco invasivas realizan cortes sobre determinados huesos para alinear de forma adecuada el dedo gordo del pie (núcleo del problema) que, tras ser colocado en la posición correcta, se fija con tornillos u otro tipo de materiales. “La cirugía del pie ha sido conocida durante años por ser muy dolorosa, con un postoperatorio muy engorroso. Sin embargo, en la actualidad esto no es cierto”, explica el especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Quirónsalud Bizkaia, el Dr. Andrés Eduardo Delgado Ghersi.

Esta deformidad genera dolor y limita la vida de algunas de las personas que la padecen y, cuando la molestia no remite a través de los métodos no quirúrgicos disponibles, la cirugía es la única respuesta para acabar con el problema.

Los síntomas

El principal síntoma, además del aspecto poco estético del pie, es el dolor en la cara interna donde se encuentra la protuberancia. La zona genera molestias con el calzado de horma rígida y el apretado. El dolor se genera por una serie de eventos inflamatorios en la zona y no por la protuberancia en sí.

“Es frecuente encontrar que los pacientes consultan por molestias en otras partes del pie y describen callosidades y dolor en la planta. Esto se debe a que la función de los pies al caminar se ve afectada, ya que se modifican las zonas de apoyo durante la pisada que, si progresan en el tiempo, pueden provocar deformidades en los demás dedos”, explica el especialista.

Perfil del afectado

Los juanetes afectan sobre todo a las mujeres. “Por cada hombre hay 15 mujeres que acuden a un especialista. De hecho, la cirugía de juanetes se realiza en el género femenino en, aproximadamente, un 85% de las ocasiones. La edad media de esta intervención quirúrgica se sitúa entre los 50 y 60 años, aunque puede comenzar mucho antes y, además, en la mayoría de las pacientes el problema está presente en los dos pies, aunque varía la magnitud entre ellos”, explica el Dr. Delgado.

No todas las personas que tienen un juanete desarrollan síntomas y pueden llevar a cabo su vida cotidiana sin dificultades. Por ello, se desaconseja a los afectados que no tienen ningún dolor o molestia que se sometan a cirugía por motivos estéticos, ya que la deformidad por sí sola no es una enfermedad.

Experiencia tras la cirugía

Respecto al postoperatorio inmediato, es necesario permanecer mucho tiempo con el pie elevado para reducir la inflamación. Sin embargo, los pacientes pueden (y se les permite) caminar desde el primer día con un zapato especial que se denomina calzado postquirúrgico. De esta manera, tienen libertad para moverse dentro de su domicilio, ir al baño, etc.

“Durante la primera semana tras la operación, los pacientes no suelen salir de casa, aunque no se les prohíbe hacerlo y pese a que el reposo absoluto no se necesita para la curación. Los largos periodos de tiempo de pie generan inflamación y molestias y, por ello, los afectados reducen su actividad. Las heridas se revisan en consulta y, tras esta primera fase, se les concede cada vez más libertad. De hecho, hacia la tercera semana tras la cirugía, pueden hacer vida casi normal, todavía con el calzado especial”, indica el Dr. Delgado.

Los vendajes y el zapato específico se retiran a los 30 días aproximadamente y, tal y como explica el especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica, “se aconseja optar por un calzado amplio y bien almohadillado, como una zapatilla deportiva. Se iniciará la rehabilitación para recuperar una buena marcha y, entre seis y ocho semanas, los pacientes estarán desarrollando una vida normal”. En este punto, el especialista destaca que “el pie es una zona complicada para abordar la inflamación. Por ello, los pacientes pueden experimentar algunos episodios de hinchazón hasta el tercer o cuarto mes, a pesar de ya realizar vida normal”.

Qué causa los juanetes

El juanete es un bulto que aparece en la parte interna del pie, justo antes del primer dedo o dedo gordo. Esa protuberancia obedece en la mayoría de casos a una deformidad compleja del pie que se denomina hallux valgus. Esa deformación consiste en una desviación del primer dedo hacia fuera (en dirección a los dedos más pequeños), que acompaña a una desviación del primer metatarsiano (hueso que se encuentra en el empeine y une el tobillo con los dedos) hacia adentro.

Las causas que propician la aparición de esta protuberancia se dividen en dos grupos: aquellas que dependen de cada persona (intrínsecas) y las ajenas a ellas (extrínsecas). El primer grupo reuniría factores como la herencia genética, clave en la aparición de esta patología; la anatomía del pie respecto a las articulaciones que unen el tobillo al empeine; la desviación del metatarsiano a la parte interna del pie; la forma del pie (plano, egipcio, etc.).

Dentro del segundo apartado se encontrarían: el calzado, sobre todo el de punta fina y tacón alto; trabajos que sobrecarguen el pie; desplazarse principalmente caminando; actividades deportivas, etc.

Sobre Andrés Eduardo Delgado Ghersi 

El Dr. Andrés Eduardo Delgado Ghersi (www.drandresdelgado.com) es un traumatólogo y cirujano del pie y tobillo con más de diez años de experiencia que, actualmente, ejerce su especialidad en el Hospital Quirónsalud Bizakia y en el Centro Médico Quirónsalud Plaza Euskadi.

Pin It